“¡UNA RATA!”


Inevitablemente, con la llegada del frío y la caída de las hojas, oímos este tipo de gritos en el vecindario. Esto se debe a la aparición de unos pequeños animales de cuatro patas que corretean por las casas en busca de calor y comida tras el verano.

Son las conocidísimas ratas y los pequeños ratones. Estos mamíferos de cola larga y patas cortas son muy activos, pero con la llegada del otoño deciden buscar refugio para hibernar en la siguiente estación, cuando las temperaturas sean muy bajas.

Más adelante, veremos las 3 razones principales por las que entran en los hogares:

CALOR – COMIDA – REFUGIO

 

AMOR Y ODIO


Estos roedores causan amor y odio por igual en nuestra sociedad.

Para mucha gente, las ratas y los ratones son animales adorables por su pelo liso, su pequeño tamaño y sus largos bigotes. De hecho, estos roedores se están convirtiendo en animales domésticos tan reconocidos como los perros o los gatos. Además, siempre han aparecido en nuestras vidas como personajes entrañables en dibujos animados o cuentos infantiles.

Sin embargo, muchas otras personas no pueden ni verlos, llegando incluso a tener fobias y miedos incontrolables.

No cabe duda de que, tanto si los odias como si los amas, estos animales constituyen una de las plagas más importantes a nivel mundial.

Desde hace siglos, las ratas y los ratones destruyen grandes cantidades de material de todo tipo, desde alimentos, hasta mobiliario y equipos electrónicos.

Pero más importante aún ha sido el riesgo que suponen para la salud pública, ya que transportan ácaros, piojos y pulgas, que son vectores de enfermedades tan graves como la peste o el tifus.

 

“La plaga de Azoth” – Nicolás Poussin

 

3 RAZONES POR LAS QUE APARECEN LAS RATAS Y LOS RATONES


Las ratas y los ratones han pasado de vivir en los pueblos y el campo, a vivir en las ciudades, conviviendo en sociedad con nosotros. Esto se debe a que, con la industrialización y el crecimiento urbano, hemos creado las condiciones perfectas para que estos pequeños mamíferos sobrevivan y se desarrollen perfectamente.

Como nuestra expansión urbana y agrícola es mayor, las ratas y ratones aparecen en mayor proporción.

 

 

Aún así, estos roedores aparecen de forma más habitual en esta época, cuando empieza el frío, la lluvia y los días con menos luz. Pero, ¿por qué ahora?

Cuando llega el frío solo nos apetece quedarnos en casa con una manta y un café caliente. A las ratas y ratones les pasa algo muy parecido: quieren un refugio donde haya una fuente de calor y otra de comida, para poder sobrevivir así al largo invierno sin ningún problema. El lugar idóneo para ello es nuestro hogar.

Por ello, las 3 razones principales por las que aparecen las ratas y los ratones en nuestras viviendas y trabajos son las siguientes:

 

  • REFUGIO

Cuando las temperaturas bajan, necesitan encontrar un lugar donde puedan combatir el frío y poder hibernar durante las estaciones más duras. Un lugar cubierto y resguardado del aire, las lluvias y las tormentas es el ideal para estos pequeños roedores.

Para acceder a las viviendas lo tienen muy fácil, ya que son capaces de entrar casi por cualquier sitio, por imposible que parezca, como son:

Rendijas de ventilación, agujeros de pocos centímetros en las paredes, aperturas en el tejado, puertas abiertas o tuberías (sí, las ratas saben nadar muy bien, y no dudarán en meterse en la fontanería de nuestra casa para acceder, así que… ¡ojo! Pueden aparecer incluso en el váter)

 

 

 

  • CALOR

Dentro del refugio que encuentren debe haber una fuente de calor que les permita sobrevivir al duro invierno. Para ello, los ratones suelen esconderse detrás de electrodomésticos como el frigorífico o el congelador, en buhardillas, sótanos, bajo la tarima o en huecos entre muros, cerca del cableado eléctrico.

 

  • COMIDA

Para poder llevar a cabo sus funciones vitales y seguir activas, las ratas y los ratones deben encontrar una fuente de alimento segura. Por ello, sus lugares preferidos son los almacenes de alimentos y las cocinas de las viviendas o restaurantes.

Son animales nocturnos, por lo que salen en busca de su comida durante la noche. Las ratas necesitan solo 1 o 2 fuentes de alimento durante su búsqueda, mientras que los ratones necesitan varias.

Por lo general, son animales omnívoros, así que no tienen problema para buscar alimentos con los que adquirir energía. Suelen alimentarse de tallos, hojas, frutas, verduras, queso, huevos, pasta, pan, insectos, granos y semillas (pero les encanta arrasar con nuestros cubos de basura, donde encuentran todo tipo de alimentos).

Por otra parte, es fundamental que la fuente no solo sea de comida, sino también de agua fresca, especialmente en el caso de las ratas que necesitan hidratarse mucho más.

 

 

 

¿QUÉ PODEMOS HACER CUANDO APARECEN?


La aparición de ratas y ratones produce numerosos daños difíciles de reparar en las viviendas y negocios, lo que supone un gasto económico importante.

Dada su facilidad para reproducirse e introducirse en las viviendas de formas muy diferentes, hay que prevenir antes que curar. 

Para ello debemos:

  • Sellar cualquier tipo de agujero o posible apertura que facilite la entrada de estos pequeños mamíferos, tanto en el tejado como en paredes, puertas, ventanas y tuberías.

  • Guardar los alimentos adecuadamente en armarios.

  • Tirar la basura de forma rutinaria.

  • Mantener limpia la cocina, eliminando cualquier resto de comida.

 

Lo ideal en este caso, es acudir a expertos en servicios de desratizaciones, para que acaben con el problema de forma mucho más eficaz.

En EZSA Sanidad Ambiental tenemos una amplia experiencia en el campo de las desratizaciones. Si tu problema son las ratas y los ratones, contacta con nosotros sin compromiso y te ayudamos a acabar con ellas. ¡Llámanos al 900 264 438!